Guía para llegar tranquilo a fin de mes

Tiempo de lectura: 4 min.

Nivel de conocimiento: básico

¿Hay algo más bonito que salir de fiesta el fin luego de cobrar la quincena? Quizás no, pero hay otra cosa bonita que se llama “no comer pasta con atún en lata los últimos 5 días del mes”.

Es muy común que nos emocionemos al ver mucho dinero en la cuenta bancaria, pero entre salidas, cenas y cine es fácil perder noción de lo que llevamos gastado.

Si te sentiste identificado con lo de arriba toma asiento, que esta es una intervención para que aprendas a manejar tu dinero:

Paso 1: Acepta el problema

Ya sabemos que ya sabes que no sabes manejar tu dinero, pero es momento de decirlo en voz alta: “necesito aprender a manejar mis finanzas”. Si no estás seguro de que este es tu caso, checa si te sientes identificado con alguna de estas situaciones:

– Cuando llega la quincena te sientes como María la del barrio después de su boda, pero los últimos días estás como si te hubiera golpeado Soraya Montenegro.

– Has comido atún enlatado o pasta durante más de 5 comidas seguidas, no por elección

– Te encanta jugar a que llueve dinero en el antro

Paso 2: Analiza la situación

¡Felicidades! Tus finanzas tienen esperanza porque el primer paso es el más difícil 😐

Si estás decidido a tomar las riendas de tu economía, mira a tu alrededor para saber dónde estás parado. Haz una tabla(perdón, vas a tener que hacer matemáticas, pero no te vayas que son sencillas) sumes tus gastos fijos -los que tienes todos los meses- y réstalos a tu quincena:

Paso 3: Divide tu presupuesto

Ahora que sabes con cuánto dinero realmente cuentas mes a mes, es momento de dividir tu presupuesto:

Un buen porcentaje de tu sueldo irá a gastos de una sola vez: salidas con tu pareja, supermercado, transporte, etc. Aquí, el chiste es que te pongas un máximo para gastar en cada cosa. Si te pones límites alcanzables y los respetas, el dinero te rendirá mejor.

Dicen que lo ideal es destinar un 10% de tu sueldo al ahorro, pero mientras controlas tus finanzas está bien que ese porcentaje sea menor. La idea es que separes ese dinero al momento de recibirlo y no lo toques, así tienes un colchoncito en caso de emergencia.

Al terminar de hacer tu planeación mensual, tu tabla de gastos variables debería verse similar a esta:

Paso 4: Triunfa

Una vez que sabes a dónde se va tu dinero es mucho más fácil decirle a dónde quieres que vaya. Esta herramienta mágica te ayudará a administrarte para poder estar tranquilo todos los días, sin importar qué tan cerca o lejos en el horizonte esté la próxima quincena. Y, ¿sabes qué? También te será más sencillo cuando quieras -o necesites- hacer compras grandes como colchones, consolas o viajes.

Esperamos que esta guía te ayude a conseguir la estabilidad económica que necesitas. Si tienes alguna sugerencia sobre cómo mejorarla, escríbenos a newsletter@joinenso.com


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s