Activos y pasivos: ¿qué son?

Tiempo de lectura: 3 min.

Nivel de conocimiento: básico

¿Has pensado en emprender un negocio o analizar tu situación económica? Si tu respuesta es sí, entonces debes saber que en el mundo de las finanzas, hay palabras que pueden resultar un poco confusas. Tal es el caso de los activos y los pasivos, conceptos básicos y sumamente necesarios para todo aquel que desee involucrarse en temas financieros. ¿Qué son?, ¿para qué sirven? Aquí te explico en qué consisten de una manera clara y sencilla:

Parte de un todo

Los activos y pasivos sirven para determinar la situación patrimonial de una empresa, es decir, cuánto tiene y cuánto debe. Ambos son esenciales para realizar un balance en el que se enlista aquello que genera dinero y lo que representa un gasto. Los activos permiten que una empresa realice operaciones, mientras que los pasivos contemplan sus deudas y obligaciones. A continuación te explico mejor en qué consiste cada uno y cómo se clasifican.

Activos

Los activos corresponden a todos los derechos y bienes (tangibles e intangibles) que forman parte del patrimonio de una empresa. Este conjunto de bienes permite que, a futuro, se logre obtener un beneficio económico. De igual forma, un activo se puede transformar en dinero.

Los activos se clasifican en dos tipos:

  • Activos corrientes o activos circulantes: Son los bienes y derechos que posee una empresa y que pueden convertirse en dinero a corto plazo. De ejemplo tenemos mercancías, dinero en efectivo, cuentas bancarias y cheques en cartera, entre otros.
  • Activos no corrientes o activos fijos: Son los bienes destinados a utilizarse durante mucho tiempo dentro de una empresa. Por ejemplo: equipos de cómputo, mobiliario, máquinas, propiedades y demás. De igual forma, los activos fijos se pueden dividir en tangibles (bienes materiales) e intangibles (marcas y patentes).

Pasivos

Los pasivos corresponden a las obligaciones que tiene una empresa con personas, instituciones, el estado, entre otros. Dicho de otro modo, son las deudas que debe pagar una organización mediante el uso de bienes que, a futuro le generarían beneficios económicos. Los pasivos se solventan mediante los activos. Ejemplos de pasivos son las deudas comerciales, créditos, impuestos a pagar y demás.

Los pasivos se clasifican en:

  • Pasivos corrientes: Deudas que vencen en un plazo no mayor a 12 meses.
  • Pasivos no corrientes: Deudas a terceros y cuyo plazo de vencimiento es mayor a 12 años.

Activos y pasivos: importantes para la salud financiera

Te recomiendo tomar en cuenta los activos y pasivos ya que pueden traer beneficios en distintos ámbitos. Saber esto permite tener una visión clara de cómo fluctúa el capital dentro de una organización u hogar. De este modo, lo ideal será tener más activos que generen beneficios y menos pasivos que representen gastos para tener una salud financiera estable. Te invito a que utilices estos conceptos para que mejores tus finanzas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s