La Importancia del Riesgo en tus Inversiones

Nivel de conocimiento: intermedio

El riesgo es una constante de la vida diaria, es la razón por la que existen salidas de emergencia en los edificios, cinturones en los coches y fechas de caducidad en la comida, entre otros muchos ejemplos. Desafortunadamente a pesar de nuestros esfuerzos no existe una forma de eliminar el riesgo por completo en nuestras vidas. Sin embargo, si existen varias formas de disminuirlo en nuestra vida diaria y en nuestras inversiones.

En Enso queremos que tengas la mejor relación con tu dinero, por lo que a continuación te presentamos los cinco puntos clave para disminuir el riesgo en tus inversiones:

  1. No pongas todos tus huevos en la misma canasta

Uno de los principios más importantes de las finanzas es el crear un portafolio de inversiones diversificado por si una de las inversiones falla sigas teniendo otras fuentes de ingreso y no pierdas tu patrimonio. Esto puede sonar muy básico pero muchas veces ponemos todos nuestros ahorros en un negocio o guardamos nuestro dinero físico en un solo lugar.

Lo ideal es tener inversiones en diferentes categorías como Capital (como acciones o negocios propios), Deuda (de empresas o gobiernos) e Inversiones Inmobiliarias (como tu casa o un algún local para renta), esto te va a dejar preparado en caso de cualquier problema.

  • Fíjate en la calidad de las instituciones donde inviertes

Otro principio importante a tomar en cuenta es la calidad de las instituciones en las que estas invirtiendo. No es lo mismo invertir en CETES (deuda del gobierno mexicano) que prestarle dinero a un amigo, o invertir en una acción de BIMBO que en el negocio de tu vecino. Esto es importante ya que es mucho menos probable que te deje de pagar el Gobierno de México a tu amigo, o que BIMBO quiebre a que el negocio de tu vecino.

Para determinar la calidad de las instituciones el sistema financiero tiene un grupo de empresas conocidas como calificadoras (Moody’s, S&P, Fitch, entre otras) que determinan la solidez de los diferentes productos financieros y te indican el tamaño del pago (o retorno) que deberías recibir por prestarle o invertir en esas instituciones.

  • Analiza con cuidado tus diferentes oportunidades de inversión

Otro principio que pareciera básico pero no siempre seguimos, es el de analizar con cuidado en qué tipo de proyectos u oportunidades inviertes tu dinero.

Por ejemplo, cuando un amigo nos invita a invertir en una tienda o restaurante pocas veces nos sentamos a analizar: cuáles son las proyecciones de costos y ingresos, quien lo va a administrar (¿son personas capaces? ¿Integras?), cual es el periodo de repago, cuales son los riesgos, etc.. Muchas veces nos dejamos llevar por las promesas de grandeza y la confianza que tenemos en nuestros amigos por otros contextos.

Y esto aplica tanto para inversiones en negocios, como inmobiliarias, como muchas veces para decisiones profesionales. Es importante sentarse a hacer números honestos acerca de cuál es el potencial retorno, cuales son todos los costos, cual es el costo de oportunidad (es decir, ¿si metiera mi dinero en otra cosa podría ganar más dinero?), etc.. para tomar decisiones informadas con periodos y costos definidos.

  • Obtén la compensación adecuada por el nivel de riesgo que estas tomando

Como mencionamos anteriormente, no todas las instituciones ni riesgos son iguales por lo que tú no deberías de esperar los mismos retornos para la misma cantidad de dinero que inviertas. Si yo invierto $10 en el negocio de mi amigo espero que me devuelva más dinero que si invierto $10 en acciones de BIMBO. Esto no es porque tenga estándares más altos para mi amigo que para BIMBO, es porque el riesgo de que el negocio de mi amigo falle es mucho más alto que el riesgo que BIMBO con cientos de fábricas y millones clientes, fracase.

Esto es muy importante y aplica en muchos tipos de inversiones, si tú compras un departamento que no esta construido en preventa deberías de pagar mucho menos que por el mismo departamento una vez que este construido, ya que es importante que te compensen por el riesgo. Ejemplos como estos hay muchos, pero el principio fundamental no cambia, cuanto más riesgo estés tomando más te tienen compensar para que haga sentido invertir en ese proyecto o oportunidad.

  • Aprovecha los sistemas que ya existen para ayudarte a manejar el riesgo

Finalmente, ya existen muchos productos y mecanismos para minimizar el riesgo que deberías de considerar utilizar seriamente. Estas son cosas como la compra de CETES (bonos del gobierno mexicano de diferente duración) en lugar de tener tu dinero guardado en efectivo o sentado sin hacer nada (el CETE mas corto es de 27 días), o la compra de un seguro de gastos médicos mayores.

Dada la prevalencia del riesgo, tanto la sociedad como el gobierno han creado esquemas para protegernos de los peores riesgos. Por lo que la próxima vez que tengas algo de dinero sentando sin hacer nada considera comprar un CETE, o cuando te ofrezcan un trabajo que paga un poco más pero no te ofrezca seguro médico no lo tomes automáticamente.

Al final el riesgo es parte de estar vivo, pero tiene que ser una razón para que no logres tus metas y objetivos. Existen mejores prácticas y productos para ayudarte a manejar el riesgo y tomar mejores decisiones, ¡aprovéchalos!

Si tienes alguna duda de este articulo o hay algún tema que te interese que cubramos en un post futuro no dejes de escribirle al autor de este post José Muñiz en su correo jose@enso.com.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s